Potaje de bacalao con garbanzos

Potaje de bacalao con garbanzos

Potaje, que palabra tan reconfortante. No puedo pasar sin comer este plato al menos una vez a la semana cuando hace frío.  Los hay de diferentes tipos según los ingredientes que acompañen a los garbanzos. Mi cuerpo lo pide y con razón, porque estos guisotes son muy saludables. A este potaje de bacalao con garbanzos lo llaman de vigilia, por la costumbre de comerlo cuando, por motivos religiosos, se prohibía el consumo de carne. Yo lo preparo cuando me apetece porque está riquísimo y porque me encanta. Creo que no debemos ceñirnos a una fecha concreta para comer algo que nos encanta, aunque si hablamos de torrijas o pestiños, sí que prefiero dejar su consumo para la semana santa por aquello de que son una bomba de calorías, aunque bien ricos que están.

botes de legumbres como garbanzos
Las legumbres nos aportan numerosos beneficios.

Como muchos de estos platos de cocina tradicional, crecí viéndolos preparar en mi casa y de ahí tengo la base para su preparación, pero como siempre, termino adaptándolos a mi gusto y haciendo mi propia versión aunque no diste mucho de lo tradicional, solo algunos detalles.

Los ingredientes para este potaje de bacalao con garbanzos para unas 4 raciones son:

  • 300 grs de bacalao desalado
  • 400 grs de garbanzos de bote
  • 2 huevos
  • 300 grs de espinacas frescas
  • 1 cebolla
  • 2 tomates
  • 5 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de pimentón de la vera dulce
  • 1 hoja de laurel
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra

Ahora podemos y cogiendo la olla que vamos a empezar:

  1. Escurrir los garbanzos y ponerlos en una olla cubiertos de agua a fuego lento.
  2. Mientras tanto, hacer un sofrito con el aceite y las verduras, menos las espinacas.
  3. Poner los huevos a cocer durante 10 minutos.
  4. Cuando la cebolla esté transparente, añadir el pimentón y subir un poco el fuego. Remover durante un minuto. Añadir a la olla y dejar cocer unos 10 minutos.
  5. Añadir el bacalao, las espinacas y el laurel. Cocinar 10 minutos más.
  6.  Triturar las dos yemas de los huevos duros con un poco del caldo de la cocción y añadir al potaje. Mezclar bien removiendo con cuidado y tras un minuto servir.

Notas 

En realidad, esta es solo una de las muchas maneras que hay de preparar este potaje de bacalao con garbanzos. Es muy común el uso del huevo duro en su preparación y yo, en este caso, uso únicamente la yema triturada como espesante del caldo. La parte blanca la aprovecho para cualquier ensalada o sopa de fideos, todo menos tirarla. Si te apetece, puedes picarla y ponerla por encima de tu potaje.

También se puede preparar con todas las verduras en crudo (menos las espinacas). De este modo hay que añadirlas a la olla a la misma vez que los garbanzos y cuando ya estén tiernas, puedes triturarlas con un poco del caldo de la cocción para dar más sabor a tu potaje.

Hasta aquí esta receta tradicional y saludable. Te dejo con otra idea que te puede gustar: Albóndigas con tomate receta


Recetas relacionadas

Salmorejo cremoso dos en uno (apto para celíacos)

Salmorejo cremoso dos en uno (apto para celíacos)

Preparar un salmorejo cremoso no es difícil, pero no todos lo consiguen. De hecho creo que si lo consiguieran lo harían más a menudo, porque un salmorejo bien hecho es uno de los platos de verano más deliciosos que puedas tomar. Pero hay un pequeño […]

Arroz con leche cremoso y fácil

Arroz con leche cremoso y fácil

No importa la cantidad de postres nuevos que aparezcan cada día en las redes, la realidad es que hay clásicos que nunca van a pasar de moda y estarás de acuerdo conmigo en que no hay quien desbanque a un buen arroz con leche cremoso […]



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *