Pisto receta fácil con huevo frito

Pisto receta fácil con huevo frito
Comparte esta receta

 El origen de este plato tan popular en nuestro país es algo enigmático y controvertido. Parece ser que fue en Castilla La mancha, pero hoy día se cocina en todos los lugares de España. Eso sí, cada uno le da su particular toque y es precisamente ahí donde reside la gracia del asunto: hacerlo de distintas maneras, sin desvirtuar la receta original. Yo aquí te voy a contar cómo de fácil lo hago yo.

El origen de esta receta tan fácil de pisto es muy antigua y se pierde en la noche de los tiempos. Casi seguro su origen es árabe, gastronomía maestra a la hora de cocinar las verduras de un modo tan delicioso, ya que llevan los vegetales a otro nivel, empoderándolos a través de diversas maneras como los majaos, que tanto utilizo yo en las recetas andaluzas.

El tomate y el pimiento llegaron con el descubrimiento de América, así que el pisto primigenio no llevaba tales ingredientes, sin embargo, llevaba una base importante de calabaza y se llamaba  alboronía, un plato con un delicado juego de especias que incluye la canela. Te animo a hacerlo porque es una delicia.

Pimientos y tomates
Los pimientos y los tomates, se incorporaron a nuestra gastronomía tras el descubrimiento de América.

Más tarde, con la llegada de los nuevos vegetales, la receta de pisto fue evolucionando y fueron surgiendo nuevas variantes, de modo que hoy día hay montones: yo hago una estilo indio también muy rica: Pisto de verduras con huevo al estilo tandoori

Pero ahora voy a centrarme en la receta de pisto fácil de preparar que nos ocupa hoy. Lo primero es ver los ingredientes que necesitamos para unas 4 raciones:

  • 5 tomates maduros
  • 3 pimientos verdes
  • Medio pimiento rojo de asar
  • 3 calabacines
  • 2 berenjenas
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • Huevos (opcional)
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • Romero u otra hierba que te guste
  • Pimienta negra molida al gusto

El modo de preparación es el siguiente:

  1. Rallar tres de los tomates y los otros dos cortarlos en dados de 1 cm de lado más o menos. Reservar.
  2. Pelar y cortar en láminas los dientes de ajo. La cebolla y los pimientos, en cuadraditos.
  3. Poner a calentar 100 ml de aceite de oliva virgen en una sartén amplia. Una vez esté caliente, agregamos la verdura picada menos el tomate. Sofreímos a fuego medio removiendo de vez en cuando.
  4. Cuando veamos que la cebolla comienza a transparentar, añadir todo el tomate: rallado y cortado, junto con la salsa de soja, el azúcar y la pimienta negra. Seguir sofriendo al menos 5 minutos más.
  5. Mientras tanto, pelar las berenjenas y los calabacines. Cortar en dados como los del tomate y añadir a la sartén. Seguir con el sofrito hasta que vaya quedando toda la verdura tierna, pero con textura. Probar y rectificar de sal, si fuera necesario.
  6. En una sartén pequeña, poner dos dedos de aceite y calentar hasta que humee. Freír un huevo por comensal y colocar sobre el pisto servido en cada plato.
  7. Aromatizar con una ramita de romero, hierbabuena…

Comparte esta receta


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad