Patatas gratinadas con queso

Patatas gratinadas con queso
Comparte esta receta

«Comer con la vista» es una expresión que define muy bien a esta receta.  Plato económico, pero de sabor exquisito, gusta tanto a niños como a mayores. Puede funcionar perfectamente como entrante o como guarnición de platos de pescado o carne.

Las patatas gratinadas con queso son de esas recetas que enamoran a todo el mundo. Además, la patata es muy económica, pero según el tratamiento que le demos en la cocina puede convertirse en el mayor de los manjares. En este caso, la cremosidad del gratinado junto con la textura de la patata asada forman un tándem de diez. Por esta razón, te recomiendo que no dejes de preparar esta receta.

Al comienzo, esta receta comenzó a hacerse en los Alpes franceses, problablemente como una receta de campesinos. Desde ahí se ha extendido a diferentes partes del mundo, con sus variantes. En algunos lugares no se utiliza nata en su elaboración y las especias o hierbas aromáticas también son diferentes dependiendo de donde se haga la receta.  Asimismo ocurre con otra receta de los Alpes, aunque en esta ocasión sean los Alpes Suizos, se trata de la Fondue de queso, que tiene diferentes modos de preparación.

queso cheddar para fundir

Como casi siempre, pongo un toque personal a mis recetas, siempre que no desvirtúe la esencia de la misma. En este caso he añadido un poco de brócoli que tenía algo despistado por el frigorífico. Era hora de darle salida y para mí es esencial cumplir con la regla de la cocina de aprovechamiento, eso que ahora llaman cocina zero waste. 

Es hora de recopilar los ingredientes para nuestras patatas gratinadas con queso y brócoli para unas 4 raciones:

  • 600 grs de patatas monalisa
  • 200 grs de brócoli
  • 100 grs de queso emmental o cheddar
  • 150 ml de nata ligera
  • 30 grs de mantequilla
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo
  • Pimienta negra molida
  • Una cucharadita de nuez moscada
  • Hierbas fresca (perejil, cilantro, alabahaca… La que prefieras)

El modo de preparación es el siguiente:

  1. Primeramente, precalentar el horno a 22o grados.
  2. Pelar las patatas y cortarlas en rodajas finas. Lavarlas antes de cortarlas para que no pierdan el almidón. Es importante para el resultado final de la receta.
  3. Poner a hervir una olla mediana con agua con sal. Cuando empiece a hervir, echar el brócoli desgranado y dejar dos minutos. Sacar y escurrir.
  4. En un bol mezclar el huevo batido, la nata, la pimienta, la nuez moscada y el ajo machacado.
  5. Engrasar un molde horno mediano (20-25 cm ancho) y con al menos tres dedos de fondo con la mantequilla.
  6. Ahora es el momento de ir poniendo capas de patata y brócoli, alternándolas con la mezcla líquida.
  7. Finalmente, poner el queso en la parte superior e introducir en el horno que bajaremos a 180 grados. Lo normal es hornear de 35 a 45 minutos, pero dependerá del tipo de horno y el grosor de la patata.
  8. Sacar del horno, adornar con alguna hierba fresca y servir inmediatamente para disfrutar del queso fundido.

Comparte esta receta


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad