Parmigiana de berenjena receta

Parmigiana de berenjena receta
Comparte esta receta

Si vas a Argentina se llama «milanesa de berenjenas», en otros lugares te la venderán como musaka vegana… No te dejes engañar, es un plato típico de Sicilia que se ha extendido por el mundo entero y cuya mezcla de sabores es difícilmente igualable.

La receta de parmigiana de berenjena es uno de mis platos favoritos de toda la cocina italiana. Y mira que hay recetas que me encantan de esta gastronomía que se ha convertido en una de las más apreciadas a nivel global. Me gusta porque tiene como base un vegetal que está entre mis preferidos: la berenjena. Es una verdura con un sabor delicado, pero muy característico, que posee numerosos beneficios para nuestra salud. Si te gusta tanto como a mí, puedes visitar también mi receta de Berenjena a la miel de caña, una delicia herencia de la cocina andalusí.

berenjena o melanzane

Volviendo a sus características, te diré que la mayoría de la berenjena es agua y seguro que has notado que tiene cierto toque de amargor e incluso picor. Hay un truco que no falla para evitar este sabor:

  • Siempre que vayas a usar berenjenas en tus platos, córtalas al modo que sea necesario para tu receta y pon los trozos sobre papel absorbente. Luego, añade sal y deja reposar unos 20 minutos. Al contacto con el aire y la sal, comenzarán a «sudar» todo el líquido amargo. Una vez han soltado esa agua, ya puedes utilizarlas sin problema.

 

Una vez dicho esto, ya podemos enumerar los ingredientes necesarios para 2 raciones de la receta de parmigiana de berenjena:

  • 2 berenjenas medianas
  • 250 g de mozzarella
  • 500 g de tomates maduros rallados
  • 1 cebolla mediana
  • 80 g de parmesano rallado
  • Unas hojas de albahaca
  • 80 g de harina de trigo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra al gusto
  • Una cucharadita de azúcar
  • Sal

El modo de preparación de esta deliciosa parmigiana es el siguiente:

  1. Cortar los extremos a las berenjenas y hacer rodajas de medio cm aprox. (Si se prefiere, se pueden pelar las berenjenas antes de cortarlas, aunque normalmente se prepara con la piel).
  2. Poner en práctica el truco para evitar su amargor que te he comentado más arriba.
  3. Escurrir y cortar la mozzarella en láminas finas, poner sobre papel de cocina y dejar en la nevera hasta el momento de utilizarla. Así se elimina el exceso de agua.
  4. Sofreír la cebolla cortada muy pequeña en una sartén con el aceite hasta que transparente.
  5. Añadir el tomate rallado, el azúcar, la sal y la pimienta negra. Freír el tomate unos 10 minutos hasta que se reduzca como a la mitad. Cuando casi esté, agregar algunas de las hojas de albahaca.
  6. Lavar las láminas de berenjena con agua para eliminar los restos de sal y secar bien con papel absorbente.
  7.  Enharinarlas y freírlas en una sartén con abundante aceite. Disponerlas sobre un plato cubierto con papel de cocina, para que eliminar el exceso de aceite.
  8. Encender el horno, precalentar a 160 grados y sacar la mozzarella fresca de la nevera.
  9. En un recipiente mediano, apto para horno y untado con un poco de aceite en el fondo, vamos a disponer las diferentes capas: berenjenas, sofrito, mozzarella, parmesano rallado  y algunas hojas de albahaca.
  10. Yo he terminado con un poco de queso mozzarella del tipo para fundir, aunque no es imprescindible en esta receta. Puedes acabar con el topping de parmesano rallado al modo tradicional.

Comparte esta receta


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad