Ñoquis en salsa

Ñoquis en salsa

Me ha llevado mucho tiempo decidirme a preparar este plato de origen italiano, pero te aseguro que es todo un acierto. Los ñoquis en salsa son de esas recetas que hacen felices a los niños de la casa y también conquistan a los mayores. Son originales de Italia, pero en el Uruguay, Paraguay y argentina también son muy populares, por la migración de italianos a estos países.

La palabra italiana «gnocchi» se usa para referirse a una amplia gama de tipos de pasta, pero los más comunes son los de patata. También se utilizan diferentes verduras que, agregadas a la masa, aportan vistosos colores y un aspecto muy divertido a estas curiosas figuritas de patata. Es una receta ideal para que los más jovencitos de la casa vayan aprendiendo el arte de cocinar.

Ñoquis de diferentes verduras
Ñoquis de remolacha, de espinacas y de patata.

Es una receta para hacer sin prisas, pero ten por seguro que repetirás. Yo he probado los que vienen ya preparados solo para añadir salsa y te aseguro que no tienen ni punto de comparación con los que harás con tus propias manos. En cuanto a la salsa para acompañarlos, yo he elegido una salsa pesto muy sencilla de preparar, con un sabor muy contundente. Si no te gusta esta opción, se puede aderezar con salsa de cuatro quesos, de tomate y albahaca… 0 cualquier otra que te apetezca.

A veces, preparo los ñoquis para ensalada y los tomo en frío; resultan deliciosos acompañados de Salsa de yogur griega (tzatziki)

En cuanto a la dificultad de esta receta de ñoquis en salsa, te diré que para que te salgan ricos, tienes que tener ganas de divertirte en la cocina. Y no me preguntes por qué, pero a mi me encanta hacerlos entre dos.

Los ingredientes que he usado para 4 raciones son:

  • 1 kilo de patatas «viejas»
  • 200 grs de harina de trigo
  • 3 yemas de huevo
  • Una cucharadita de nuez moscada
  • 100 grs de espinacas frescas

Ahora podemos comenzar a hacer nuestra receta:

  1. Cocer las patatas con su piel hasta que estén tiernas. El tiempo de cocción dependerá del tamaño de la patata. Por otro lado, hervir las hojas de espinacas durante tres minutos.
  2. Una vez que se enfríen un poco, pelamos las patatas y las pasamos por el pasapurés.
  3. Ponemos el puré en una fuente o bol grande y añadimos un poco de sal fina al gusto, las yemas de huevo y la nuez moscada. Mezclamos con la ayuda de una cuchara grande o paleta de cocina.
  4. A continuación, añadimos las espinacas escurridas y troceadas y volvemos a mezclar.
  5. Añadir la harina tamizada poco a poco e ir mezclando con movimientos envolventes. Llegará un momento en que la masa se despegue del bol,entonces la pondremos sobre la encimera enharinada y ahí la terminaremos de amasar. Debe quedar blanda, pero no pegajosa.
  6. Hacer tiras de masa de 1,5 cms de grosor y cortarlas en trocitos tamaño bocado. Puedes usar el tenedor para hacerle estrías o dejarlos lisos. Incluso puedes darle forma redondeada.
  7. Cocer en agua hirviendo con sal durante uno o dos minutos. Justo cuando suban a la superficie del agua hirviendo, estarán listos. Escurrir y acompañar con la salsa que prefieras.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.