Crema de remolacha al estilo borsch

Crema de remolacha al estilo borsch
Comparte esta receta

Dicen que a veces nos apetece comer aquellos alimentos que contienen los nutrientes que necesita nuestro organismo, esto hace que su apariencia y color sea más atractivo al ojo humano. En este caso, si quieres proveerte de ácido fólico y vitamina C, esta crema de remolacha al estilo borsch tiene grandes cantidades de ambos elementos.

Para hacer esta crema de remolacha me he inspirado en la sopa Borsch. Este plato tiene raíces ucranianas, aunque se extendió por toda Rusia hace siglos, siendo apreciada por todos los estratos sociales. Tiene dos versiones: La caliente y la fría. Suele servirse con crema ácida, huevo cocido o patata y se adereza con eneldo, aunque al ser una receta adoptada por muchos países, ha ido adaptándose a los diferentes gustos e ingredientes propios de cada lugar, de modo que podemos encontrar muchas versiones de la misma sopa de remolacha.

raíz de remolacha

Ya irás viendo que soy muy amiga de este tipo de sopas de base vegetal. Ofrecen un gran aporte de vitaminas, son bastante económicas y, por si fuera poco, son muy sencillas y rápidas de preparar. En Andalucía tenemos bastantes sopas frías vegetales para soportar el caluroso verano, como el gazpacho, el salmorejo, la Sopa de almendras andaluza o Ajoblanco. Esta crema de remolacha viene a ser una prima rusa de nuestros gazpachos, que podemos disfrutar tanto en invierno como en verano.

Como ya te he dicho y es fácil adivinar por su peculiar color, el principal ingrediente de este plato es la remolacha, esa planta de pulpa densa y muy suculenta que en nuestro país solemos usar en algunas ensaladas, pero poco más. Tiene un sabor muy característico y muchas propiedades para nuestro cuerpo, además de ser muy económica; merece la pena incluirla en nuestra lista de la compra.

Ingredientes (para dos personas):

  • 5 remolachas cocidas
  • 1  tomate
  • 2 ramitas de apio
  • 1 diente de ajo
  • zanahoria (una grande o dos pequeñas)
  • 1 cebolla dulce pequeña
  • 150 ml de aceite de oliva sabor suave
  • 2 yogures griegos (para los no veganos)
  • Eneldo
  • Sal

Iniciando el proceso de alquimia…

  1. Poner el yogur en el congelador.
  2. Quitar la piel fina que cubre las remolachas y cortarlas en trozos. Pelar y trocear todas las verduras sin olvidar quitar las hebras del apio. Poner todo en la batidora.
  3. Exprimir el zumo de limón y añadir también al vaso de la batidora junto con la sal.
  4. Batir a velocidad media mientras le añadimos el aceite poco a poco. Luego, aumentar la velocidad. Debe quedar una textura fina y cremosa.
  5. Servir con el yogur griego semihelado y eneldo fresco.

Originalmente, esta crema de remolacha estilo borsch no lleva aceite de oliva, pero es mi aportación personal (soy andaluza) porque he probado a hacerla sin él y el resultado no queda ni de lejos igual de cremoso. El aceite actúa como emulsionante y le da ese punto tan especial que también tiene el salmorejo bien hecho.

Tips

Al final me vine arriba y le puse un poco de parmesano a mi sopa borsch receta fácil en un intento de unir Italia con los Urales, y ¿sabes qué? marida muy bien, aunque debo reconocer que para mí el parmesano va bien con casi todo y mi opinión no es nada objetiva.

Si no eres vegano, un huevo duro rallado también puede ser una opción para añadir proteína sin aportar muchas calorías.

Para los veganos os diré que es una crema perfecta para aderezar crudités de zanahorias, espárragos verdes, calabacín, etc. O para dipear con nachos de maíz.

 


Comparte esta receta


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad