Sopas de cebolla y ajo con hierbabuena

Sopas de cebolla y ajo con hierbabuena
Comparte esta receta

Nada mejor que unas sopas de cebolla y ajo con hierbabuena para combatir el frío en los meses de invierno, y estas sopas ancestrales te las haces en un santiamén. Es uno de esos platos que se pueden improvisar porque sus ingredientes son muy básicos, incluso se pueden eliminar algunos y es prácticamente imposible que no tengas lo necesario para su elaboración.

Podemos decir que esta sopa entra en la categoría de los llamados platos humildes que han resurgido hoy en día por su fácil elaboración y por qué no decirlo: ¿A quién no le gusta disfrutar de un plato saludable, tan económico y sabroso?

Hay muchas versiones de sopas de cebolla y ajo dependiendo de la región y del país, y todas ellas tienen su encanto. En Francia también es un plato muy conocido. Dependiendo del lugar donde se preparen se usan unas especias o ingredientes típicos de su cocina. En el país vecino hay más afición por la sopa de cebolla que por las de ajo. A mí desde siempre me ha gustado ponerle los dos ingredientes. Son dos alimentos que van unidos en muchas recetas y creo que se complementan muy bien. La cebolla con su dulzor y el ajo con su punzante sabor.

cabezas de ajo

Yo, como buena andaluza, añado también unas hojas de hierbabuena para aromatizar mi sopa de cebolla y ajo, pero cualquier hierba que te guste puede acompañar muy bien a este plato.

En resumidas cuentas, este es un plato que por muchos motivos no puedes dejar de preparar y que como decía el gran Ramón Pérez de Ayala: ​“Vamos, hijos, meteos por las sopas de ajo, que no hay nada como eso después de una juerga”. Algo tendrá el agua cuando la bendicen…

Nivel de dificultad: ¿Dicen que los hombres no pueden hacer dos cosas al mismo tiempo? Pues con esta receta lo han conseguido.

Los ingredientes para 2 personas son:

  • 1 cebolla grande dulce
  • 6 dientes de ajo
  • 600 ml de agua o caldo de verduras
  •  Pan blanco (unos 120 grs, asentado a poder ser)
  • 60 ml de aceite de oliva
  • 20 grs de pimentón de la vera dulce
  • 1 cucharada de cilantro en polvo
  • 1 huevo (opcional)
  •  Hierbabuena
  • Sal

La preparación es muy sencilla:

  1. Laminar los dientes de ajo y poner en una olla junto con el aceite de oliva a fuego suave un par de minutos.
  2. A continuación añadir la cebolla cortada en juliana y pochar durante 3 o 4 minutos.
  3. Añadir el pan cortado en trozos no muy grandes o en rodajas finas. Mezclar con el sofrito, que se dore un poquito.
  4. Añadir el pimentón de la Vera y el cilantro en polvo. Remover  unos segundos.
  5. Inmediatamente después, antes de que se queme el pimentón, echar a la olla 600 ml de agua o caldo y la hierbabuena. Remover para mezclarlo todo. Dejar a fuego medio 15 minutos, removiendo de vez en cuando.
  6. Cuando veamos que el caldo está espesito por la acción de pan, podemos añadir un huevo batido y dejar un par de minutos más antes de servir.

Como ves, es un plato que puedes hacer sin complicarte mucho y podemos calificarlo como cocina de aprovechamiento para usar ese pan que nos va quedando duro o asentado. Mejor comer como almuerzo que como cena dado el aporte calórico que añade el pan, pero por lo demás es un plato saludable y muy reconfortante en los meses invernales.

Espero que la incluyas en tu menú y te animo a que leas también otras recetas de cremas y sopas: 

Sopa cremosa de tomate y cebolla

Crema de verduras variadas


Comparte esta receta


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad