Gambas en gabardina

Gambas en gabardina

Ahora están muy de moda los langostinos en tempura porque casi todos vamos a restaurantes japoneses, pero se nos olvida que aquí tenemos nuestra propia versión de este marisco rebozado, salvando las distancias. Es una tapa que en los 80 lo petó, y ahora se ve poco en las cartas de los bares españoles. Yo la he recuperado, aunque un poco tuneada…

Me encanta recuperar clásicos de la cocina española que van bajando puestos en las cartas de los bares hasta desaparecer por completo de ellas. Otro ejemplo es el de las Albóndigas con tomate receta de la abuela. ¿Por qué ocurre esto? Buena pregunta. Yo creo que son modas, hoy día el mundo de la cocina también sigue los dictados de la moda. Ahora lo más probable es que en lugar de gambas en gabardina, te encuentres con gambas en tempura. El plato japonés ha desbancado a nuestro clásico.

mojando gambas en gabardina en salsa de soja
La salsa de soja es una opción para acompañar a las gambas en gabardina.

Yo, que no soy ajena a los encantos de la gastronomía nipona, amo estos dos tipos diferentes de rebozado. La tempura es muy sutil y casi transparente y el rebozado español es más contundente e intenso. Por eso mismo me gusta disfrutar de ambos y preparo a menudo estas gambas en gabardina. La tempura aún es una asignatura pendiente para mí y la disfruto cuando salgo fuera a comer. Todo se andará.

Bueno, pues dicho esto, vamos a hacer la lista de la compra con los ingredientes de nuestras gambas en gabardina para 2 personas:

  • 12 gambas grandes o langostinos
  • 80 grs de harina de trigo
  • 60 ml de agua con gas
  • 1 huevo
  • Una cucharadita de cúrcuma
  • Media cucharadita de pimentón de la vera dulce
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 200 ml de aceite de girasol

Ahora vamos a ponernos manos a la obra:

  1. Pelar las gambas dejando la piel de la cola y reservar.
  2. Batir el huevo enérgicamente. Mezclar con la harina y el agua con gas fría, hasta obtener una mezcla cremosa y ligera. Añadir sal al gusto.
  3. Agregar la cúrcuma, el pimentón y el bicarbonato. Mezclar de nuevo.
  4. Calentar el aceite a fuego medio-alto. Mojar cada gamba en la mezcla y después, freír unos 20 o 30 segundos hasta que se doren.
  5. Por último, pasar a papel absorbente. Luego, servir acompañadas de salsa de soja, chilli dulce, ajonesa o cualquier salsa que nos apetezca.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.