curry de pollo con leche de coco (receta especial)

curry de pollo con leche de coco (receta especial)

Todavía hay algunos que le temen al curry como si de un condimento maldito se tratara. Como decía aquel sabio, el secreto está en la dosis. En esta receta de curry de pollo con leche de coco hay un gran equilibrio entre los ingredientes usados y ninguno nos resulta excesivo. Si nunca has cocinado con curry, debes saber que el secreto es ir de menos a más para acostumbrar nuestro paladar y así, poco a poco, encontrar la medida perfecta para él.

Cocinar con leche de coco añade algunas calorías a nuestros platos, pero si no estás siguiendo un régimen de adelgazamiento estricto, no debe suponer un problema para tí hacer algún plato que la incluya, y no vamos a negar que un poco de esta leche convierte una salsa corriente en una súper creamy salsa. Si a este extra de cremosidad le sumamos el sabor tan especial del curry, el espectáculo está servido en tu paladar. Además, es una opción perfecta para aquellos que no pueden incluir nata en sus recetas por ser intolerantes a la lactosa.

polvo de curry
El curry tiene su origen en la india y hay muchas versiones según dónde se haga.

Como es natural tratándose de una de las recetas más famosas a nivel mundial, el curry de pollo con leche de coco tiene muchas variantes dependiendo de dónde y de quien lo cocine. Evidentemente, hay ingredientes imprescindibles para su preparación, pero algunos podemos usarlo si nos gustan y si no, podemos cambiarlos por otros que nos agraden más. Por ejemplo yo le pongo manzana, pero hay muchas personas que no lo hacen.

Lo más importante es conseguir esa mezcla de sabores dulce, sabroso, picante, especiado que te haga vibrar a cada bocado. Es lo que tiene la cocina india, es una continua fiesta en tu boca y nunca, nunca te deja indiferente.

El nivel de dificultad de esta receta es igual al del pollo guisado que hacía tu madre.

Toca enumerar los ingredientes que vamos a necesitar para 2 raciones:

  • 400 grs de pechuga de pollo (si te gustan más otras parte, adelante)
  • 400 ml de leche de coco
  • 1 pimiento amarillo
  • Una cebolla dulce mediana
  • Una manzana
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de curry
  • 1 cucharada de cúrcuma
  • Un poco de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharada de ras el Hanout (opcional)
  • 2 cucharadas de tomate frito casero
  • 1 cucharada de miel
  • Cilantro fresco (opcional)

¿Ya tienes todo lo necesario? Pues lávate las manos que empezamos:

  1. Lavar y trocear las pechugas de pollo en trozos medianos. Salpimentar.
  2. Poner un poco de aceite de sabor suave en una sartén y sellar el pollo durante un minuto por cada lado. Sacar y reservar.
  3. Cortar las verduras en juliana, el ajo laminado y la manzana en daditos no muy gruesos. Sofreír en el mismo aceite donde hemos sellado el pollo.
  4. Cuando veamos que la cebolla y la manzana empiezan a transparentar, añadir las especias y el jengibre rallado. Remover durante un minuto.
  5. Ahora es el momento de incorporar de nuevo el pollo a la sartén, junto con la leche de coco y la miel. Vamos a mezclar suavemente para que todos los sabores se mezclen. Dejar a fuego medio-bajo durante unos 10 minutos con la sartén tapada, para que el pollo se termine de hacer y todos los ingredientes se mezclen con la nata. Si la salsa está demasiado espesa, puedes añadirle un poco de agua.
  6. Servir con cilantro fresco picado, si te gusta.

Sugerencias

Esta receta de curry de pollo con leche de coco es la que suelo preparar habitualmente porque es la que más me gusta. He probado con más cantidad de unas especias que de otras y también lo he hecho con y sin manzana hasta que al final he descubierto que esta es mi receta perfecta.

Cuando digo que es una receta especial, me refiero a que no es la típica receta con curry como único sazonador. El ras el Hanout viene a ser como el curry, pero es de origen marroquí. Es una mezcla de especias con la esencia de esa gastronomía, todo un espectáculo para el paladar. Además, también añado cúrcuma, que junto con el jengibre fresco y la miel hacen de este plato una verdadera delicia. Lo de ponerle un poco de parmesano laminado cuando lo emplato es una manía mía, porque adoro este queso, aunque reconozco que es un extra de sabor que no hace falta, no le queda nada mal.

Como siempre al final de cada post, te dejo con otra receta que creo que te puede gustar: Arroz con pollo tikka masala



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.