Cómo hacer el mojo picón para chuparse los dedos

Cómo hacer el mojo picón para chuparse los dedos
Comparte esta receta

 

¿A quién no le gusta una rica salsa mojo picón para acompañar unas patatas asadas, un pescado o una carne? Pues es hora de que aprendas a hacerla. Hoy te enseño cómo preparar mojo picón en casa en solo 5 minutos.

No soy muy amiga de ensalsarlo todo y cuando hay un buen producto no hace falta mucho más, pero hay ciertos momentos en que el cuerpo te pide un poco de salsa y además, ¿qué sería de la vida sin estos pequeños pecadillos culinarios que nos hacen tan felices? 

Una de las salsas más famosas que tenemos en nuestro país es la salsa Mojo  picón canaria, perfecta compañía para sus papas arrugás y que tiene tantas variantes que sería imposible nombrarlas en un solo post. Todas ellas tienen en común el aceite, el vinagre,  el comino y la sal, pero he llegado a probar mojo de plátano, así que imagínate si hay posibilidades.

espacias para hacer mojo picón
Las especias aportan diferentes matices a las salsas.

Yo he ido experimentando hasta dar con la combinación que más me  gusta y te aseguro que cuando la pruebes vas a ponérsela hasta a la tortilla de patatas (no es broma, debes probarlo) , y es esta salsa mojo roja muy cremosa y chispeante que es capaz de animar el plato más aburrido del mundo.

Vamos a ello. Repetirás seguro y tus invitados te pedirán algún tarro para llevar, pero es comprensible…

Ingredientes para un buen tarro de mojo picón:

  •  350 grs de tomate frito casero
  • 150 ml de aceite de oliva sabor suave
  • Un trozo de pimiento rojo no muy grande, para mí es ya tradición añadirlo (también valdría asado). Si no tienes las dos opciones anteriores puedes ponerle pimiento morrón de lata. Con un trozo bastará.
  • 15 ml de vinagre
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada rasa de pimentón de la vera dulce (o picante si no vas a poner tabasco).
  • Media cucharada de comino y media de pimienta negra molida.
  • Sal

Hasta aquí, ya tienes un mojo al uso (más o menos). Los siguientes ingredientes son opcionales, aunque creo que te gustará el resultado si los añades: 

  • Una rebanada de unos 50 grs de pan blanco remojado y escurrido, le aporta mucha cremosidad a la salsa. Yo a veces le pongo los mismos gramos de colines o picos como le llamamos en Andalucía, en lugar del pan.
  • Media cucharada de azúcar moreno.
  • Una cucharada de salsa de soja para potenciar los sabores.
  • Un poco de tabasco, según gusto.
  • Una cucharada y media de especias surtidas para caracoles, que está hecha con pimienta negra, comino, cilantro y cayena. Esta es mi aportación personal, pero sé que muchos de vosotros no tenéis este mix de especias, así que podéis hacer una mezcla a partes iguales de las especias que tengas por tu despensa y customizar tu salsa mojo picón.

 

Modo de preparación:

  • Poner en el recipiente de la batidora todos los ingredientes excepto el aceite. Comenzar a batir.
  • Ir añadiendo el aceite poco a poco para que la salsa vaya emulsionando hasta obtener una salsa homogénea.
  • Guardar en un tarro con tapa y conservar en el frigorífico.

Notas y sugerencias

Como ves es una salsa superfácil de preparar y que puede darte muchas alegrías en esas reuniones familiares alrededor de una parrilla o barbacoa.

Si no tienes tiempo de freír tú el tomate, seguro que conoces alguna marca de bote que tiene ese sabor casero que buscamos. Algunos están de lujo como el tomate frito de los Palacios, donde los  tomates maduran en la mata hasta su recolección

Como te comento arriba el tema de las especias es muy personal. El comino y la pimienta son las especias que encontramos normalmente en esta salsa, pero hay muchas variantes. Por ejemplo, añadiendo orégano le damos un toque muy especial cuando esta deliciosa salsa acompaña a una buena parrillada de verduras. El secreto es jugar con las especias y así conseguir diferentes resultados según vayamos a comer carne, pescado o verduras con nuestra salsa. Es hora de desterrar la idea de que el mojo es una salsa para carne y patatas. Yo suelo tomarla con pescado también y te aseguro que le va como anillo al dedo.

Esta salsa conviene prepararla generosamente porque dura bastantes días en la nevera y porque puede solucionarte algún que otro almuerzo improvisado. Un simple arroz blanco salteado con un poco de pollo que te haya sobrado de un cocido o alguna lata de atún que tengas por la nevera, pasará de plato simplote a «Ay madre mía cómo está esto!», si le pones un poco de esta salsa mojo picón roja.

Y es que con mojo picón la vida es siempre un poquito mejor…

Y si te gustan las recetas de textura creamy seguro que te animas a preparar Salmorejo cremoso dos en uno (apto para celiacos)


Comparte esta receta


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad