Guisantes con huevo y alcachofas (el huevo no se ve)

Guisantes con huevo y alcachofas (el huevo no se ve)

Me gusta mucho consumir verdura y fruta de temporada porque creo que es un lujo disfrutar de lo que nos da la tierra en cada estación. Es más, creo que es lo que mejor le viene a nuestro cuerpo en ese momento, en lo que se refiere a vitaminas y nutrientes.

Los guisantes son uno de esos alimentos que me encantan, pero mientras llega su temporada, también me gusta disfrutar de esta receta de guisantes con huevo y alcachofas que me enseñó a hacer una vecina hace mucho tiempo.

Hasta ahora los guisantes congelados que había probado no me convencían mucho. Tampoco he probado todas las marcas del mercado, pero las que probé no me convencían. Los guisantes  deben ser cremosos y de piel fina para que al comerlos se deshagan en nuestra boca.

Esta receta tira por tierra aquello de que los guisantes son una verdura muy aburrida y sosa. Solamente hay que prepararlos adecuadamente y seleccionar bien la materia prima adecuada, porque las diferencias en cuanto a sabor y textura según cuáles compremos son abismales.

¿Recuerdas el cuento de la princesa que notaba el guisante debajo de un sinfín de colchones? Pues a ti te pasará igual. Da igual cuanta salsa les pongas y cuanto tiempo los cocines, si los guisantes no son buenos, lo vas a notar. Una cosa son unos guisantes salteados para una ensaladilla rusa, donde no notaras mucho su textura entre otros ingredientes  y otra bien diferente es un plato de cuchareo a base de guisantes.

Un día que estaba en uno de los supermercados aldi me fijé en unas latas de guisantes de «El cultivador» y al leer sus ingredientes y comprobar que no llevan conservantes malos para la salud, compre un par de latas para probar. Debo decir que desde entonces y mientras que no los puedo comprar de temporada, son los que uso para esta receta de guisantes con huevo y alcachofas porque son tiernos, deliciosos y son pequeñitos, con lo cual su sabor es más dulce y delicado. Sin duda, un producto digno de tener en nuestro fondo de armario de cocina para improvisar más de una receta con ellos.

Te dejo un análisis de estas latas de guisantes para que compruebes el aporte de fibras, azúcar, valor energético, etc.

En cuanto a la dificultad de esta receta, te diré que ese no será un motivo para no hacer este plato una segunda vez, y una tercera…

Pues ahora vamos a ver qué ingredientes necesitamos para nuestros guisantes con huevo y alcachofa para 2 personas:

  • 250 grs de guisantes finos
  • 2 alcachofas
  • 3 dientes de ajo
  • Media cebolla
  • Un huevo o una rebanada de 40 grs de pan asentado
  • Una cucharadita de pimentón de la Vera agridulce (o dulce, si no tienes)
  • Semillas de comino, pimienta negra, cúrcuma y una hoja de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

¿Lo tenemos todo? Es hora de empezar a cocinar:

  1. Cocer un huevo y reservar. (Si no vas a poner huevo, debes freír un poco de pan en el paso 2 y reservar junto con los ajos para incorporarlo a la batidora en el paso 6)
  2. Poner 3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva en una olla. Pochar los ajos pelados y enteros a fuego suave unos minutos hasta que estén tiernos. Sacar y reservar.
  3. En ese mismo aceite sofreír la cebolla cortada unos minutos hasta que esté transparente.
  4. Mientras, limpiamos y cortamos las alcachofas en cuartos. Puedes leer cómo hacerlo en mi receta de Alcachofas en salsa de Tajín marroquí.
  5. Añadir a la olla las alcachofas salpimentadas junto con media cucharadita de comino, media de cúrcuma y media de pimentón. Remover medio minuto y después cubrir con de agua. Dejar la olla tapada a fuego medio-suave unos 15 minutos cuidando que no falte agua.
  6. Sacar la yema del huevo duro y junto con los ajos fritos y un vaso de agua. Batirlo con la batidora.
  7. Echar los guisantes enjuagados junto con la mezcla de la batidora y una hoja de laurel a la olla de las alcachofas. Remover con cuidado y si hace falta, poner un poco más de agua para que la verdura quede cubierta. Probar de sal y dejar a fuego suave unos 15 minutos.

Consejos e ideas

Aunque en el plato de la fotografía no lo hice, suelo aprovechar la parte blanca del huevo cocido y rallarla o cortarla en trocitos para cumplir con las normas de aprovechamiento que creo que debemos practicar en la cocina. La clara de huevo cocida tiene un sabor neutro que no va a alterar en absoluto el sabor de este plato. También puedes guardarla y añadirla en tu próxima ensalada o consomé.

Espero que te animes a prepararlo y te recomiendo también mis recetas vegetarianas de:

Brócoli salteado con queso (o tofu si eres vegano)

Puré de patata con huevo al estilo ajoatao



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.