Ensaladilla rusa de la abuela o ensalada Olivier

Ensaladilla rusa de la abuela o ensalada Olivier

¿Hay algo más rico que una tapa de ensaladilla rusa bien hecha? Con esta receta de ensaladilla rusa de la abuela alcanzarás la perfección. Acompañada con sus picos como decimos en Andalucía, también llamados colines… ¡Mmm!

Sí, la ensaladilla rusa también llamada ensalada Olivier es un plato que se hace en varios continentes y que gusta en el mundo entero. Se le pueden añadir muchos ingredientes porque en cada lugar le van a dar su toque. Es más, incluso en cada casa la hacen a su modo, pero la patata y la mahonesa nunca van a faltar.

Nos encanta a casi todos y es un clásico de montones de bares, pero también es el plato que más decepciones causa porque, a pesar de su aparente sencillez, hay una serie de pautas que debes seguir si quieres conseguir un buen resultado y sorprender a todos con una ensaladilla sublime.

ensaladilla rusa de la abuela
Puedes hacer una ensaladilla básica o añadirle ingredientes como guisantes, alcaparras, maíz…

He probado recetas de ensaladilla textura engrudo, otras de anodinos sabores a verdura congelada que no te despiertan ninguna emoción al comerla, algunas con ingredientes disparatados… En una receta que admite tantas variantes hay quien piensa que todo vale, y no es así, aunque si en lugar de aceitunas le pones alcaparras o pepinillos a tu ensaladilla rusa, estarás innovando pero con sentido común.

La ensaladilla rusa de la abuela debe hacerse sin convertir la patata en un puré y tampoco cortándola a trozos muy grandes. Así la hace mi madre y me parece una de las mejores recetas que he probado. De ella tome algunos tips para prepararla, y luego un poquito de aquí y de allá hasta llegar a la variante que más me gusta y que espero que te encante a ti.

Como ves, es un plato que tiene una base inamovible, pero al que al final, puedes añadir algún extra y darle tu toque personal sin que pierda su esencia.

En cuanto a la dificultad de este plato te diré que es solo cuestión de cariño.

Ingredientes para ensaladilla  de la abuela (varias personas):

  • 1 kilo de patatas medianas
  • 2 zanahorias
  • 100 grs de guisantes finos
  • 2 latas de atún en aceite de oliva
  • Media cebolla dulce o un puerro
  • 350 grs de mahonesa casera o de bote
  • 1 lata de pimiento morrón

Para decorar y también comer (opcional y sustituible por otros ingredientes):

  • Maíz dulce
  • Lechuga
  • Aceitunas rellenas de anchoa
  • Corazones de alcachofas
  • 2 huevos duros

¿Y ahora qué hacemos?

  1. Hervir las patatas bien lavadas pero con su piel junto con las zanahorias, también enteras. Los tiempos variarán dependiendo del tamaño de las verduras, pero en general la zanahoria tarda unos 15 minutos en estar al dente y la patata unos 20. Deben quedar tiernas pero no deshechas. Puedes ir comprobando la dureza con algún utensilio punzante de cocina. Hervir dos huevos duros durante 10 minutos en la misma agua. Retirar y dejar enfriar.
  2. Pelar las patatas y ponerlas en un bol. Estrujar con un tenedor sin llegar a hacer un puré, más bien desmenuzarlas. Abrir las dos latas de atún y echar el aceite de una de ellas sobre las patatas y remover muy bien. Esto va a darle mucho sabor.
  3. Cortar las zanahorias a daditos pequeños, lavar los guisantes y cortar la cebolla o puerro en trozos muy pequeños. Añadir todo junto con 250 grs de mahonesa, reservar el resto para adornar. Mezclar todo bien.
  4. Extender la ensaladilla en una fuente amplia y poco honda. Cubrir con la mahonesa que habíamos reservado ayudándonos con una paleta y adornar con el pimiento morrón a modo de tiras.
  5. Adornar con la lechuga cortada alrededor y cubrir con aceitunas, maíz, alcachofas y huevo duro en rodajas. Ahí ya entra en juego tu gusto y tu imaginación. Servir cuando esté fresquita.

Notas

Como podéis ver, he usado una estética muy retro con bandeja de metal incluida para la foto de este plato porque esta es una de esas recetas de toda la vida que me recuerdan a todas las casas donde alguna vez fui agasajada con este plato sencillo, pero delicioso. ¡Va por todas esas mamás y abuelas!

Para acabar, algún truco que me sorprendió fue el de usar en esta ensaladilla de la abuela yema de huevo cruda cuando estamos triturando la patata, le da mucha cremosidad, pero debe ser consumido en el mismo día y estar todo el tiempo refrigerado.

El añadirle cebolla dulce o puerro muy finamente picado le da un toque crunchy que me gusta mucho y el maíz le da un dulzor que contrasta con los otros ingredientes, pero como te dije antes, la patata, el atún y la mahonesa son los ingredientes imprescindibles y lo demás son extras que puedes añadir si te apetece. En fin, hay multitud de variantes para esta ensaladilla que nos alegra los calurosos días de verano. ¿Cuál es la tuya? Me gustaría saber cómo la haces tú.

Si has llegado hasta aquí es que te gustan los platos sabrosos pero sencillos, seguro que te gustará también mi receta de tacos mexicanos de carne con vinagreta andaluza.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.