Sopa de verduras con pollo (la penicilina de la abuela)

Sopa de verduras con pollo (la penicilina de la abuela)

Pocos platos son tan reconfortantes en los días de invierno como las sopas. Ayudan a templar nuestro organismo y llenan nuestro estómago, ayudándonos a llegar al segundo plato con el hambre más aplacada. La sopa de verduras con pollo que voy a enseñarte a preparar hoy, es una de mis opciones favoritas dentro de los miles de tipos de sopa que podemos preparar. Al fin y al cabo sopa es todo plato en el que cocemos algunos ingredientes en líquido utilizando especias, aceite o plantas aromáticas para enriquecer nuestro caldo. Hay tantas combinaciones posibles como alimentos existen.

Además de estar riquísima, esta sopa de verdura y pollo está considerada como «la penicilina de la abuela», ya que se ha demostrado científicamente que tiene una acción directa sobre los resfriados. Yo, además de las verduras y el pollo, le añado jengibre fresco y cúrcuma, que también tienen numerosos beneficios para el organismo. Te dejo un enlace donde explican muy bien esto que te cuento: ¿El caldo de pollo combate el resfriado?

jengibre y cúrcuma para la sopa de verduras con pollo
La cúrcuma y el jengibre tienen aspecto de raíz seca.

Además de aplacar el hambre, las sopas son magníficas para hidratar el organismo. Hay personas a las que les cuesta mucho beber agua. Es muy importante tomar líquidos en cualquiera de sus formas. Si no bebes mucha agua, debes consumir sopas, caldos, zumos y cualquier alimento que aporte hidratación a tu organismo.

Y si como te he comentado antes, tienes un resfriado, precisamente una de las recomendaciones de los médicos es tomar mucho líquido, así que tomar esta sopa de verduras con pollo te ayudará a combatirlo.

En cuanto a la dificultad de esta receta, te diría que es removerla de vez en cuando durante la hora que necesita de cocción.

Vamos a recopilar los ingredientes para preparar una olla de sopa para 4 raciones (ya que la hacemos, que menos…):

  • 250 grs de carne de pollo
  • 2 zanahorias
  • Un nabo
  • Una cebolla
  • 4 ramas de apio verde
  • 1 patata
  • 2 puerros
  • 250 grs de calabaza
  • 2 calabacines
  • Un trozo de jengibre fresco
  • Una cucharada de cúrcuma
  • Media cucharada de pimentón de la vera dulce
  • Pimienta negra molida
  • Perejil o cilantro fresco

¡Vámonos para los fogones!

  1. Lavar el pollo y trocear su carne en trozos más bien pequeños. Puedes usar pechuga o cualquier parte carnosa que no tenga hueso.
  2. Pelar, lavar y trocear todas las verduras en trozos medianos como en la foto.
  3. Poner en una olla 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra a calentar. Echar el pollo salpimentado y marear un par de minutos.
  4. A continuación echar el pimentón y la cúrcuma. Sofreír un minuto moviendo el pollo con una cuchara de madera.
  5. Añadir las verduras troceadas y remover para que se mezclen con el pollo y las especias un minuto aproximadamente.
  6. Cubrir con agua y dejar al fuego a temperatura media.
  7. Cuando lleve media hora al fuego, añadir el jengibre rallado. El equivalente a dos cucharadas. También añadiremos el perejil o cilantro y un poco de sal al gusto. Añadir más agua si fuera necesario para que la verdura y el pollo siempre queden cubiertos de líquido.
  8. Debemos cocinar la sopa durante 1 hora. Luego serviremos bien calentita con algo más de hierbas frescas, si nos apetece.

Notas

Suelo hacer una olla de unas 4 o 5 raciones cada vez que hago esta sopa. Ten en cuenta que lleva bastantes ingredientes y que no es muy rápida de preparar, así que como dura una semana en el frigorífico, la tomo intermitentemente durante varios días para beneficiarme de sus propiedades.

No te preocupes si quieres improvisar y no tienes todas las verduras o condimentos que yo he usado en mi receta, lo imprescindible es el pollo, cebolla, zanahoria, nabo, patata, perejil, sal y pimienta. Con esto ya puedes preparar tu penicilina de la abuela, así que ¿a qué esperas?

Para no perder el hilo de recetas de verduras, te dejo con esta curiosa sopa que puedes tomar caliente y también fría: Crema de remolacha (Borsch)

 


Recetas relacionadas

Salmorejo cremoso dos en uno (apto para celíacos)

Salmorejo cremoso dos en uno (apto para celíacos)

Preparar un salmorejo cremoso no es difícil, pero no todos lo consiguen. De hecho creo que si lo consiguieran lo harían más a menudo, porque un salmorejo bien hecho es uno de los platos de verano más deliciosos que puedas tomar. Pero hay un pequeño […]

Menestra de verduras y carne (con edamame)

Menestra de verduras y carne (con edamame)

¿Te ha pasado que cuando eras pequeño no te gustaban algunas comidas que ahora te encantan? Eso precisamente es lo que me pasa a mí con la menestra de verduras y carne. Ahora se ha convertido en una de mis, recetas favoritas, mientras que de […]



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *