Pasta con crema de calabaza y queso azul

Pasta con crema de calabaza y queso azul

Reconozco que esta receta de pasta con crema de calabaza y queso azul es fruto del amor a primera vista. Lo normal es ir a hacer la compra con una lista de productos que vas a utilizar en recetas que ya tienes pensadas, pero no siempre somos seres racionales y, desde luego, el amor nunca lo es.

Cuando vi estas inspiradoras farfalles bicolor las cogí al instante y pensé: «Ya veremos lo que hacemos tú y yo, pero algo haremos». Y es que hay ingredientes que inspiran, y esta coqueta pasta con forma de mariposa es uno de ellos.

Siempre me ha fascinado la cantidad de diferentes tipos de pasta que existe en Italia, y como cada una de ellas tiene gran arraigo en la región de donde procede. A la vez, me parece muy curioso como hay una ley no escrita de cómo maridar la pasta con las distintas salsas, no todo vale con todo. Si por algo triunfa la cocina italiana en todo el mundo es por su maestría a la hora de combinar ingredientes para sus salsas y por la enorme variedad de pasta que podemos elegir para disfrutar de ellas.

Y hablando de que no todo vale, aprovecho para contaros a los que aún no lo sepáis que no sirve de nada echar aceite al agua de la cocción de la pasta, ya que es un alimento que va a ser consumido en el momento. En cambio, si usaremos aceite para calentar la pasta que nos haya sobrado, unas gotitas en una sartén serán suficientes para devolverle el lustre y disfrutar de nuevo de ella. Lo que nunca haremos será volverla a introducir en agua caliente, prohibido totalmente.

Otra cosa que nunca hacen los italianos es usar pollo para sus salsas. ¿Te has dado cuenta de que no existe ninguna receta de pasta con pollo? Puede que la hayas comido, pero no en Italia. Nunca la hacen con pollo, no sé por qué, pero es así.

Yo en esta receta he optado por una salsa de calabaza que resulta de lo más sugerente por su cremosidad que  contrasta con el sabor del queso azul, atrevido y punzante. ¡Vamos a la cocina!

Dificultad

No te hace falta ninguna estrella Michelin.

Ingredientes para 4 personas

  • 350 grs de farfalle (no hace falta que sean bicolor)
  • 200 grs de calabaza
  • 1 puerro
  • Media cebolla
  • 100 ml de leche de coco o nata
  • 50 grs de mantequilla
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra
  • Queso parmesano en lascas
  • 125 grs de queso azul en crema
  • Sal

¿Are you ready?

  1. Pelar y cortar la calabaza. Hacer lo mismo con el puerro. Poner a cocer en una olla con agua durante 15 minutos. Escurrir y reservar.
  2. Rallar la cebolla y pochar en una sartén junto con la mantequilla a fuego suave unos 10 minutos.
  3. Añadir a la sartén de la cebolla la verdura hervida, la leche de coco o nata , la pimienta, la nuez moscada y sal. Cocinar unos 10 minutos removiendo para mezclar bien todo..
  4. Pasar la salsa de verduras por el pasapurés. Reservar.
  5. Poner a calentar el agua para la pasta y cocer según las instrucciones del fabricante. Escurrir.
  6. Calentar unos segundos la crema de queso azul para templarlo sin dejar que se derrita.
  7. Emplatar como más nos guste. Poner una nuez de queso azul sobre la crema de calabaza. Finalmente coronar con un buen puñadito de lascas de parmesano.

Notas y sugerencias

Espero que te guste y te animes a hacer este plato. Además, si te falta algún ingrediente, puedes adaptarlo, por ejemplo, usando nata en lugar de leche de coco o también leche evaporada. Y cualquier tipo de pasta corta te podrá servir para esta receta.

Quiero romper una lanza a favor de este maravilloso alimento que tan mala fama tiene a la hora de cuidar nuestro peso. Yo opino que más que la pasta, lo realmente importante es la salsa con la que la acompañamos, si bien es verdad que hay que ir con ojo con la cantidad de hidratos que tomamos. Por supuesto a esto no contribuye la costumbre de algunos de comer pan con la pasta…

En esta receta la salsa que acompaña a la pasta es de calabaza, y un poquito de queso azul pero en menor cantidad, por lo que no es una salsa muy calórica, aunque lleve algo de mantequilla y leche de coco. Por consiguiente, es una receta que está equilibrada en cuanto a calorías y podemos disfrutarla sin que nos remuerda la conciencia. Al contrario de lo que decía aquel famoso eslogan, aquí el secreto está en la salsa.

Espero que te animes a preparar este plato y te sugiero que mires también otra receta de pasta:

Pasta con brócoli y queso muy cremosa



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.